Categoría: Viva la vida

Décimo Grado

Anoche, mientras daba vueltas en mi cama y una larga lista de temas pasaba por mi mente, recordé la canción de Ana y Jaime Décimo Grado. Después de repasar su melodía y letras, una frase se quedó grabada; once palabras que resumen lo que fue mi vida sentimental en esa época: “¿De qué me sirve tanto estudio si contigo yo repruebo siempre?”.

Definitivamente esa materia no fue superada ¡¿Qué puedo hacer?! No fui una de las favoritas del ‘profe’. Lo cierto es que agradezco por lo aprendido; ahora hay pruebas más importantes por superar… Y para estas sí que estoy preparada.

Anuncios

¡Hola, 2014!

Empecé el año de la forma menos esperada y en el lugar menos indicado: junto a mi abuela que descansaba en una cama de la Clínica Farallones, en Cali.

Contrario a lo que todos pensarían o esperarían, no lo pasé tan mal. Estaba junto a una persona que quiero y velando por su bienestar. Tenía una oportunidad para compartir esa fecha (especial) junto a uno de mis seres queridos. Y la pasamos bien, a nuestra manera y gracias a la maratón de Friends que transmitió Warner Channel.

Siempre he pensado que es de mal gusto (no encontré otra forma de llamarlo) contar las tristezas o desgracias a la espera de la compasión y/o los buenos deseos de los demás. Esta vez cuento mi experiencia con el fin de sustentar mi idea de vivir a plenitud el año que apenas empieza.

La vida está llena de tristezas, eso no es novedad, pero hasta en los peores momentos aprendemos y hay situaciones, personas y lugares de quienes disfrutar.

Tradicionalmente el 31 de diciembre es un día pensado para comer, beber y bailar en exceso pero ¿en realidad estamos compartiendo y disfrutando de quienes nos acompañan?

Felicitaciones para quienes tienen la plena seguridad de que en esa fecha, más que una pieza de baile o una copa, se compartieron deseos, historias, sueños y proyectos por realizar. Y para aquellos que creen que fue más importante la comida que había en la mesa o las botellas que quedaron regadas en los alrededores de la sala, hay 363 días más para acercarse a familiares, amigos, conocidos y hasta extraños que pueden darnos – y a quienes podemos darle – más de lo que pensamos.

Mi abuela está bien. Yo estoy bien. Y espero que todos así lo estén y que en este año nuevo, más que cumplir propósitos busquen disfrutar y aprovechar las oportunidades que vienen con cada amanecer.

Por mi parte procuraré vivir cada día como si fuese el último, trataré de hacer felices a los demás y trabajaré para que todos mis sueños se hagan realidad.

En 2014 la premisa solo debe ser una: no hay barreras que superen las motivaciones que conducen nuestras vidas.

Lo que me quedó de los Premios Grammy 2013

Nueva música en mis listas de reproducción y las tendencias de la moda actual son los resultados de la 55a entrega de los Premios Grammy, realizada el pasado domingo en el Staples Center de Los Ángeles.

De todas los artistas que estuvieron en tarima pongo en primer lugar a Bruno Mars, quien hizo parte del homenaje al legendario Bob Marley junto a Rihanna, Sting y los herederos del fallecido artistas jamaicano, Ziggy y Damian. Ver a Mars en vivo es ahora un nuevo propósito de mi lista pues su show teatral, que combina música y baile, llenaría de luz y energía hasta el día más nublado. Les dejo una imagen de la presentación; el video de YouTube lo borraron por petición de la Academia Nacional de Grabación de Artes y Ciencias (sí, la misma que organiza la ceremonia de premiación).

Bruno Mars en el homenaje a Bob Marley de los Premios Grammy 2013. FOTO: Kevin Winter/WireImage.com

Bruno Mars en el homenaje a Bob Marley de los Premios Grammy 2013. FOTO: Kevin Winter/WireImage.com

Musicalmente hablando me gustaron las interpretaciones de Maroon 5 y Alicia Keys, el dueto que formaron Elton John y Ed Sheeran y las presentaciones de Fun, The Lumineers y los viejos conocidos de Jack Black y Mumford & Sons. A continuación los videos oficiales de cada una de las canciones:

Girl On Fire – Alicia Keys:

Daylight (Playing for Change) – Maroon 5

The A Team – Ed Sheeran

Carry On – Fun

Ho Hey – The Lumineers

Love Interruption – Jack Black

Freedom at 21 – Jack Black

I Will Wait – Mumford & Sons

Y en cuanto a lo que usaron las más brillantes estrellas de la música rescato a Beyoncé, mi favorita de la noche, en un jumpsuit negro y blanco de Osman; Rihanna, que se veía hermosa en el vestido rojo de Azzedine Alaïa; Kelly Rowland en un diseño de Georges Chakra; Natasha Bedingfield, quien acompaña el traje de Emerson con un cinturón metálico, tendencia en esta temporada; Janelle Monáe, la más original y elegante de la noche que mezcló prendas de Against Nature, Moschino y Ralph Lauren; y Carly Rae Jepsen en Roberto Cavalli (aunque no me termina de convencer su peinado). Clic la imagen para ampliar.

Ibagué

Foto: Archivo personal

Foto: Archivo personal

Hace ya un buen tiempo decidí acompañar a mi madre en su visita a una muy querida amiga y, de paso, aproveché la oportunidad para conocer y disfrutar de los bellos paisajes de mi querido país. El destino: Ibagué, la capital del Tolima y el lugar donde se celebra cada año el Festival Folclórico Colombiano.

El camino

El trayecto fue, sin duda, lo que más disfruté de esta experiencia. Las casi 6 horas de viaje – tanto de ida como de venida – pasaron inadvertidas ante la belleza de los valles contiguos al río Cauca y el verde de las montañas que conducen a Ibagué, la capital musical de Colombia. Este recorrido lo recomiendo a quienes quieren admirar la naturaleza del país y gozan de la suficiente paciencia como para aguantar trancones e imprevistos de una vía tan transitada como esta, especialmente en el alto de La Línea. De igual forma, viajar por tierra es ideal para los que no sufren de mareos (o, al menos, pueden controlarlos) y están dispuestos a pasar mucho tiempo en la silla de un bus (que a ratos resulta un poco incómoda) así como a orinar en estrechos – y no muy limpios – baños portátiles.

La ciudad

Ibagué es pequeña pero, definitivamente, muy acogedora. Calurosa en el día y templada en la noche, la capital del Tolima se caracteriza por la amabilidad de su gente, que siempre tiene una sonrisa para dar, y por la seguridad que se siente al andar por sus calles. Según varios ibaguereños, son muy pocos los robos o crímenes que tienen lugar en la ciudad y eso se constata al recorrer con tranquilidad los senderos peatonales del centro – que generalmente es peligroso en las ciudades colombianas –; no hay peligro, reina la paz y la tranquilidad. Estéticamente la ciudad no es atractiva, a simple vista se refleja el hecho que no es una de las principales capitales del país y que, como en toda Colombia, las riquezas están mal distribuidas, sin embargo, en época de festival la ciudad es cubierta por una cálida atmósfera que invita al disfrute del folclor de la región y del país.

Comida, artesanías y más

Don Pedro II también portó con orgullo su 'rabo de gallo'. Foto: Archivo personal

Don Pedro II también portó con orgullo su ‘rabo de gallo’. Foto: Archivo personal

Pensé en escribir sólo de la comida pero creo que me queda demasiado corto lo que tengo por decir y no valdría la pena dedicar un solo apéndice a unas pocas palabras. En Ibagué – que recuerde – probé dos platos típicos: la lechona y el tamal; ambos deliciosos y muy livianos, a diferencia de los vallecaucanos, pero sin ese no se qué que tanto me gusta de los manjares de mi Valle. Recomiendo probarlos para comparar sabores pero, sin duda, me quedo con la comida típica de mi región. En un recorrido por el parque artesanal de la ciudad no descubrí mucho que no encontrara en otra parte, incluida la Loma de la Cruz en Cali, no obstante, me traje el tradicional ‘rabo de gallo’ que lucí muy feliz por las calles ibaguereñas, junto con un poncho y un buen sombrero protector ¡Ah! Y ni qué decir de las famosas alpargatas que en la capital del Tolima se venden como pan y que uso en mi casa cuando quiero descansar.

El Festival Folclórico Colombiano

Bailarinas 'voleando machete' en un desfile por la calle principal de la ciudad. Foto: Archivo personal.

Bailarinas ‘voleando machete’ en un desfile por la calle principal de la ciudad. Foto: Archivo personal

 

Sinceramente, fue muy grato encontrar un lugar del país donde los bailes típicos son bien recibidos, reconocidos y aplaudidos por colectividades. El folclor colombiano, que pareciera desaparecer poco a poco con la irrupción, cada vez mayor, de la cultura norteamericana y europea mantiene vivo con esos pequeños grupos de colombianos, de todas las edades, que van a Ibagué a mostrar lo más representativo de su región.  Varios – ya no recuerdo cuántos – bailarines se tomaron la Concha Acústica, así como otros escenarios y calles de la ciudad, e hicieron gozar a locales y visitantes ¡Qué bien por el Festival Folclórico Colombiano! Que hasta dejó una reina y a mí con muchas ganas de volver.

Para visitar: El cañón del Combeima

El verde está en todo su esplendor en miles de árboles que viven en las montañas de un lugar mágico y templado. A pocos minutos de Ibagué, en carro, se encuentra este sitio turístico preferido por propios y visitantes quienes dan rienda suelta a su faceta de fotógrafos y se hacen a hermosas imágenes del paisaje. En el cañón del Combeima también se puede disfrutar de platos típicos en restaurantes de la zona o conectarse con la naturaleza en varios puntos habilitados para el acceso de los excursionistas.

La majestuosidad del Cañón del Combeima. Foto: Archivo personal

La majestuosidad del Cañón del Combeima. Foto: Archivo personal

Aunque breve esta es mi opinión sobre una ciudad a la que espero volver y donde me gustaría ver más progreso y homenajes al folclor colombiano. Si bien es cierto que olvidé muchos detalles de mi visita, a mediados del año pasado, los gratos recuerdos que tengo de Ibagué permanecerán siempre en mi mente y corazón.